Pedro Alonso Cabrera
Coach Consejo Mediación

Oye a tu cuerpo porque te avisa de sus límites

Llevar el cuerpo al límite no es cuestión de voluntad. La sensación de cansancio, agotamiento o dolor nos avisa de que no debemos rebasar determinadas fronteras físicas ni fisiológicas, sin que hayan consecuencias nefastas.

En ocasiones leo y oigo noticias de personas que fallecen mientras hacen algún deporte por llevar su esfuerzo al límite.

Cada vez son más frecuentes y da lo mismo si es ciclismo, carrera de fondo o futbol. La cuestión es que el número de afectados por llevar el cuerpo al límite ha aumentado.

Se pueden dar muchas explicaciones acerca de las causas y consejos para evitar que esto ocurra, pero en el fondo, el problema es que ya no oimos a nuestros cuerpo: creemos que el cansancio, la fatiga, el agotamiento no significan nada, y “nosotros”, nuestra voluntad, está por encima de nuestro cuerpo: solo tenemos que seguir adelante y no oir «su ruego».

La realidad, es que la naturaleza nos advierte, nos avisa… y si no la oimos nos pasa factura, en algunas ocasiones a costa de la propia vida.

Oir a nuestro cuerpo y hacerle caso, es fundamental para llevar una vida sana y serena cada minuto… cada día… siempre. La voluntad y la mente no están por encima de nuestro soma, de nuestro cuerpo.

Exigir a tu cuerpo más allá de lo que te avisa que no puede dar o hacer, es menospreciarlo, ningunearlo, insultarlo, desoirlo… en definitiva es un acto de desprecio al soma, porque consideras que con tu mente «todopoderosa» y una voluntad férrea todo lo puedes superar. Pero no es así. No eres sólo mente mandando sobre un cuerpo. Tambien eres tu cuerpo gritándole a tu mente para intentar ser comprendido. Pero si no lo oyes y te comportas con ese aire de superioridad y desprecio a tu naturaleza, el cuerpo sucumbe y con él la mente, porque sin el cuerpo la mente no puede existir, ya que en definitiva, la mente forma parte del cuerpo.

Aprender a que tu mente oiga a tu cuerpo y enseñarle a ser humilde aceptando sus limitaciones, te hará vivir en armonía contigo mismo, con la naturaleza y con tu entorno más inmediato.

En definitiva: que tu mente no presione a tu cuerpo más allá de lo que puede darle.

Pedro Alonso Cabrera
Psicólogo



Consulta mas consejos y sugerencias en

Facebook . Blogger
Consulte su caso Pida una cita Taller Soledad Mediación Consulte OnLine