Pedro Alonso Cabrera
Coach Consejo Mediación

¿Burla, acoso o moobing contra Isabel Pantona en telecinco?

El día 8 de Julio de 2019 me ha sacudido ver la burla, mofa y escarnio que se hacía en el programa de «Sálvame limón» de telecinco a partir de las 16:00 horas, a una persona en situación de indefensión.

¿Vale todo en el «show business», en el negocio del espectáculo?

Evidentemente ¡no!

Poco a poco se han ido sobrepasando límites con tal de aumentar audiencia y en definitiva las cifras de negocio y beneficio para las cadenas de televisión privadas.

Los concursos de «reality» o telerrealidad hace tiempo que han pasado de ser una curiosidad por contemplar el comportamiento humano en determinados momentos, a provocar situaciones de conflicto continuo, convocando a tal fin a personas de caracteres incompatibles en situaciones de estres.

Si bien es cierto, que los concursantes tienen la libertad de elegir participar y aceptan que puedan ocurrir hechos no previstos, la tensión y presión a que son sometidos por la organización para conseguir espectáculo y aumentar la cuota de pantalla y en definitiva los ingresos finales, puede llevar a los participantes a sufrir situaciones de estres con un sufrimiento real, no ficticio, real… totalmente real… acrecentado además por la distancia de las personas que más apoyo pueden facilitarle en esos momentos como son sus familiares.

Pero aún aceptando que ese «riesgo» ha sido asumido por los concursantes en el contrato de participación, me resulta totalmente deprorable desde mi sensibilidad humana, pero también desde mi posición profesional, el trato despectivo, humillante y burletero al que ha sido sometida la concursante Isabel Pantoja, en el programa «Salvame limón» de la cadena «telecinco» el día 8 de Julio de 2019.

Parece como si el hecho de tratarse de una persona famosa con una carrera profesional pública en el mundo de la canción, la hicieran totalmente ajena al dolor de un ser humano sometido a una determinada tensión o presión, desde mi punto de vista incrementada por otros concursantes, precisamente por tener ella ese cariz personal.

Las agresiones, ataques, críticas y burlas en el desarrollo del concurso contra Isabel Pantoja han sido infinitamente superiores a las que en número o importancia hayan podido sufrir otros concursantes.

Pero mucho peor me resulta, que para sacar «tajada» económica de este dolor, de este sufrimiento humaro, real…. repito «real», los presentadores / colaboradores / trabajadores del programa al que antes me he referido, hayan hecho burla EXPLÍCITA con la imagen llorosa de Isabel Pantoja al fondo, donde muestra que está pasando por una situación especialmente sensible de su vida.

¿Tienen derecho estos trabajadores del espectáculo televisivo a burlarse de otro ser humano con tanta saña y públicamente? ¿Podrían calificarse las burlas de estos trabajadores o colaboradores de Telecinco como una conducta de agresión psicológica, de agravio, de atentado a su persona y a su salud, más allá de quién sea?

¿Podría haber traspasado Telecinco el límite de lo legalmente permitido, al emitir en horario especialmente protegido, un modelo de conducta por parte de adultos, que puede ser repetido por niños y jóvenes contra otros compañeros de su edad, cuando estos se muestren débiles, llorosos, tristes por una situación de estres, agobio o tensión? Hay estudios sobre este tema que claramente lo dicen; se llama «aprendizaje vicario»: las personas (y los niños y jóvenes más aún) aprendemos por lo que vemos.

Por tanto… ¿no es un modelo de «acoso», no es un modelo de «mobbing», no es un modelo de «bullyng» lo que se presenció esa tarde en Telecinco?

Siento mucho, como ser humano que soy, especialmente sensible al dolor de otras personas, haber presenciado estas imágenes por el enorme daño que hacen sobre alguien que se encuentra en una situación de indefensión absoluta, atravesando públicamente un momento muy doloroso de su vida, por el dolor que en su familia sentirán al ver la burla, el escarnio y el desprecio que sobre un ser querido de su sangre hacen publicamente sin ningún tipo de recato o compasión.

De una forma u otra, si esto se permite legalmente, al menos muestra tu repulsa compartiendo este artículo y no siendo cómplice de quienes muestran conductas malvadas con nuestros semajantes, sean quienes sean.

Pedro Alonso Cabrera
Psicólogo.



Consulta mas consejos y sugerencias en

Facebook . Blogger
Consulte su caso Pida una cita Mediación Consulte OnLine