Esta web utiliza cookies, Vea nuestra política de cookies, aquí. Al continuar navegando acepta las mismas.
Política de cookies
aconsejame.net
Coach Consejo Superación

A qué hacerle caso… ¿a la mente o al corazón?

Un estudio psicológico acerca de la forma en que se toman decisiones relativas al amor y la pareja, me ha impulsado a escribir sobre un tema que siempre ha generado polémica: ¿mente o corazón? ¿razón o intuición?

En las conclusiones del mismo se dice que las elecciones realizadas siguiendo las sensaciones inconscientes, viscerales o automáticas que sentimos hacia determinadas personas como candidatos para mantener una relación afectiva o convertirse en nuetra pareja, tienden a ser más acertadas que las elecciones realizadas de forma consciente y racional. En definitiva, las decisiones afectivas basadas en la consciencia y la razón, fallan más que las tomadas bajo el influjo del corazón, la intuición o la “chispa” interior.

Todo ello comprobado empíricamente mediante el seguimiento de varias parejas a lo largo de cuatro años.

Diversas teorías de la psicología social ya afirmaban que los procesos automáticos (inconscientes) del ser humano, producen efectos sociales concretos de afecto, acercamiento, simpatía o por el contrario rechazo, antipatía o indeferencia.

A todos nos ha pasado que con sólo una mirada, una frase o una corta conversación sabemos si una persona nos va a caer bien o no. Ocurre incluso oyendo a dos o más personas hablar, sin estar nosotros en la conversación. Nos posicionamos “simpáticamente” con aquella o aquellas personas que inconscientemente nos agradan.

Por mi parte, desde hace años, vengo recomendando sustituir la natural “tendencia racional” de nuestra educación, por el fluir intuitivo que cada uno llevamos en nuestro ser.

Muchas personas me han comunicado, tras conocer mi punto de vista, que recordando y analizando las veces que habiendo tenido dos opciones eligieron la equivocada, había sido precisamente la racional, dejando de lado precisamente la de la intuición, la del corazón, la que parecía “irracional” pero que luego resultó ser la válida.

Por eso, ahora, estas personas, aunque no encuentren explicación lógica, intentan sentir y oír su corazón, su intuición, su “chispa” interior, antes de tomar una decisión.

Ten siempre presente que eres el producto de millones de años de evolución y has nacido de aquellos que sobrevivieron a millones de millones de vicisitudes durante todo ese tiempo. Tus antecesores utilizaron la intuición para afrontar los retos vitales que se le presentaban y generalmente, aquellos que tenían mejor intuición sobrevivían. Provienes de los genes de esos supervivientes, que generación tras generación han llegado hasta ti superando nuevas pruebas, nuevas selecciones naturales.

Por esta razón enseño a oír al corazón y cuando digo “oír al corazón”, me refiero a escuchar los mensajes internos, la intuición, la “chispa interior”, aunque no parezcan tener sentido.

Al principio te puede costar identificarla porque estás imbuido en tu forma de pensar, analizar y actuar demasiado cerebral, pero conforme vayas aprendiendo a escuchar tu interior, esos impulsos y débiles sensaciones, se irán haciendo cada vez más intensos y reales, hasta que inunden todo tu ser y sepas qué te quieren decir cuando dudas ante una encrucijada vital.

En definitiva, deja que tu corazón… tu intuición… tu «chispa interior»… lleve de la mano a la razón.

aconsejame.net

Consulta mas consejos y sugerencias en

Facebook . Google+ . Blogger
Consulta Urgente Consultar OnLine Consultar email Pedir Cita

Las aportaciones de este sitio web son totalmente gratuitas y altruistas para beneficio y ayuda de todas aquellas personas que pudieran necesitar de estos consejos y reflexiones.

Y recuerda...

Las oportunidades no pasan, las creas.

Imposible será si no lo intentas.

Sé la mejor versión de tí mismo.

Que tus miedos no ocupen el lugar de tus sueños.

En ocasiones, seguir implica comenzar de nuevo.