Monthly Archives: abril 2016

No lo intentes, ¡hazlo!

Autoestima

No lo intentes, ¡hazlo!


Salto de alegríaDecídete a hacerlo o desiste para siempre, pero evita decirte “voy a intentarlo”.

Para cualquier proyecto que desees hacer realidad en tu vida, tienes que ponerte a la tarea y comenzar a construirlo: ¡con decisión, con ahínco, con ganas, con ilusión!

Si tu pensamiento inicial es “voy a intentarlo” estás apostando al fracaso; decirte a tí mismo “voy a intentarlo” es hacer una especie de prueba a ver cual es el resultado. Ponerte manos a la obra es confiar en tí, en el éxito de tu proyecto, tener fe en que todo saldrá bien, según lo previsto, o incluso, aceptando que entre el proyecto inicial y la meta conseguida hay algunas diferencias, pero una cosa si es segura: “lo hiciste”.

Pedro Alonso

Eres un génio dentro de una botella

Autoestima

Eres un genio dentro de una botella

La importancia de conocer tu valía.


Botella de GenioTienes mucho dentro de tí, pero no puede salir.

Muchos condicionantes exteriores te impiden realizarte. No sabes cuales… tal vez si… los intuyes… pero no eres capaz de romper con ellos.

A veces piensas que no vales nada, te comparas con gente de tu alrededor y todos son mejores, todos destacan en algo menos tú.

Sin embargo, la culpa la tiene esa maldita botella en la que te encuentras encerrado. Sabes que eres un genio, que eres especial, que eres una persona única, distinta, irrepetible, que tienes una enorme capacidad de hacer felices a los que se encuentran a tu alrededor…

Pero el tiempo pasa inexorablemente, cada vez se te hará más difícil salir de esa botella y mostrarte como eres, como te gustaría que te vieran y te conocieran.

No debes esperar más, sabes que eres un genio, que tienes mucho dentro de tí, sal ya, ahora, lánzate al encuentro del mundo, deja atrás los prejuicios, las críticas, has lo que siempre has querido hacer y di lo que piensas a los que te rodean: con educación, con cariño, con una sonrisa, y si no comprenden sigue tu camino, déjalos, ignora y siéntete indiferente hacia ellas, no vives de lo que piensan los demás sino de tu trabajo diario.

En el nuevo camino encontrarás gente que te comprenda, gente que ya ha salido de su botella y brillan en su esplendor. Te comprenderán, te ayudarán, te dirán cuanto vales y lo importante que eres, oirás de su boca todo aquello que los que siempre te rodearon nunca te dijeron.

Y encontrarás a gente a punto de salir de su botella. Ayúdales, sonríeles, diles cuanto valen, cuanto pueden disfrutar de la vida antes de que se acabe, cuantos amaneceres o puestas de sol pueden ver todavía, solos o en compañía.

Eres un genio dentro de una botella. Sal y dile al mundo cuan maravillosa persona eres.

No esperes a mañana.

Pedro Alonso

Anorexia

Anorexia

Anorexia.
Un problema de autoestima.


anorexia3g

En no quererte como eres se encuentra una de las causas de tu anorexia.

Cuando el modelo que deseas de tu imagen física, no se corresponde con la imagen que perciber de tu persona, se produce un desequilibrio que intentas compensar de cualquier manera.

Fíjate que digo algo importante: “la imagen que tienes”, pero no “la imagen que das”. Son dos cosas distintas.

Pretendes ser y convertirte en alguien que no existe, y corres el peligro de convertirte en eso: en alguien que no existe, que desaparece.

Cuando eso ocurre, no sólo descuidas tu salud en función de tu imagen creyendo que lo haces para estar bien contigo, sino que en el fondo pretendes ser aceptado/a y admirado/a por el resto de los que te rodean.

Pero resulta que los que te rodean te quieren como eres, y aunque comenten algo del cuerpo de tal o cual modelo, eso no es garantía para que llegado el caso la acepten a esa persona de cuerpo “ideal” como amigo o amiga. Sin embargo, a tí si te han aceptado desde hace mucho tiempo. Si no tienes amigos o amigas busca la causa en tu forma de ser y no en tu imagen.

Cada vez que adelgazas un poco, tú no lo sabes, no te das cuenta, pero en tu subconsciente percibes que nada ha cambiado lo suficiente como tú lo deseabas.

A pesar de ese cambio, nadie te admira más, nadie parece quererte más… todo se quedó en ligeros comentarios acerca de lo bien o mal que te sientas esos kilos de menos… y crees que bajando unos gramos más, la cosa cambiará, conseguirás ser una estrella… pero… ¡ni las que tú crees que son estrellas, son consideradas como tales por sus amigos o por su familia!

Sólo tú crees que son algo especial, porque admiras un modelo pero no a una persona.

Es hora de que comiences a admirarte a tí, tal como eres… ¡tal como te queremos!

Pedro Alonso